BUSCAR LIBROS

Chernobil, el frío y las tinieblas

 

A diez años de la mayor catástrofe de una central nuclear. Sus consecuencias para la salud y el ambiente perdurarán durante siglos.

 

Antes de la explosión Chernobil era una ciudad apenas conocida para el resto del mundo. Desde la catástrofe su nombre se ha ingresado a los anales de la historia como la sede del peor desastre ambiental de origen técnico. Chernobil es sinónimo de desastre, al igual que Yacireta (algunos ecólogos sostienen que construir una represa hidroeléctrica es como tirar una bomba atómica, porque destruye en forma

Ampliar foto

total al medio ambiente pero sin dejar radioactividad) o Bophal en la India.

 

Sus consecu encias políticas aceleraron el derrumbe de imperio soviético.

De todos los reactores que la central Chernobil tenia en funcionamiento, el RBMK-1.000,de una potencia de 1.000 megavatios (algo así como la energía que consumen 18.000.000 de lamparitas de 60 vatios en un segundo), producía en forma normal vapor de agua que movía los generadores de electricidad. Durante el transcurso de la noche del 24 de abril de 1986, los técnicos realizaban un experimento, querían ver cuanto tiempo podían seguir funcionando los generadores sin el aporte de energía por parte del reactor. Para ello redujeron al minino la energía producida y al mismo tiempo bloquearon el flujo de vapor hacia los generadores.

Además, para que los resultados del ensayo fueran los más representativos posibles, los técnicos desconectaron los sistemas de seguridad del reactor.

Exactamente a la una y veintitrés con cuarenta segundos de la madrugada del 26 de abril de 1986, debido a la manifiesta inestabilidad del reactor, un empleado apretó un botón que activa el sistema automático de protección. Pero ya era demasiado tarde, y el efecto fue lo contrario de lo que se pretendía, tal como si un conductor pisase en freno de su coche y este acelerara en lugar de disminuir la velocidad.

A los tres segundos de haber oprimido el botón, la producción de energía del núcleo del reactor se incremento en cien veces su valor normal. A su vez la temperatura ascendió drásticamente.


El resultado fueron dos explosiones que hicieron volar la tapa que sellaba el reactor del 2000 toneladas.

El infierno nuclear había sido liberado. Los esfuerzos realizados para evitar el desastre fueron inútiles. Una mezcla mortífera de plutonio, uranio, estroncio, yodo y cesio (los combustibles y productos de fisión que se encontraban en el reactor nuclear), se elevaron en forma de una nube de alta temperatura y arrastrados por los vientos dominantes, hacia el oeste y norte, dispersaron partículas radioactivas a miles de kilómetros de distancia.

En un primer momento se comprobó que las regiones más afectadas eran: Ucrania, Rusia, Georgia, Bielorrusia, Polonia, Suecia. Alemania y Turquía. Ni siquiera Japón o Estados Unidos quedaron exentos de dosis mesurables de radiación.

En Polonia, Austria, Hungría y Alemania fue necesario destruir las cosechas y la leche contaminadas.

Es muy difícil determinar con certeza la cifra total irradiad. Según datos oficiales, fue de 90 millones de Curies (unidad equivalente a 370 x 10 desintegraciones de una masa de radioactividad dada por segundo), pero se supone que fue varias veces superior.

Para evitar un desastre aun mayor, el reactor número 4 de la central fue sellado con miles de toneladas de cemento y placas metálicas, que conformaron un sarcófago de más de diez pisos de altura con paredes de más de seis metros de espesor. Fue pensado para que durase más de treinta años. Pero debido a que se procedió apresuradamente y en medio de una gran radiación, la calidad de la construcción es muy pobre.

Lamentablemente en la actualidad, excepto el reactor 4, los demás siguen funcionando según lo decidió la mayoría en el parlamento ucraniano.

Chernobil nos ha enseñado que el infierno nuclear puede liberarse en cualquier momento. La vida de todas las formas biológicas, incluso la del hombre, dependen de ello.

 

Las cifras de Chernobil

 

•  Inmediatamente después de la explosión, 187 personas sufrieron envenenamiento agudo por radiación 31 de ellas murieron.

•  La liberación de energía supero cientos de veces a la radiación emitida por los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki

•  La intensidad de radiación gama supero los 100 roentgen/hora, una dosis cientos de veces mayor al valor máximo que la comisión internacional de protección radiológica acepta para un publico en un año.

•  En el techo del edificio del reactor se alcanzaron unos 100.000 roentgen/hora.

•  La O.N.G. Greenpeace Ucrania, calculo un total de 32.000 muertos.

•  El gobierno Ucraniano gasta más del 5% de su presupuesto para paliar las secuelas de la explosión.

•  Se reconoció oficialmente un número de tres millones de personas damnificadas por el desastre.

•  En la actualidad la zona Chernobil es una de las más radioactivas del mundo.

•  El rió Pripyat que suministra agua a 30 millones de personas, contiene 10.000 Curies de estroncio, 12.000 de cesio 137 y 2.000 de plutonio.

 

Roberto Tassano

Publicado en Planeta Verde // Green Planet / Septiembre 1997