BUSCAR LIBROS

ACTUALMENTE EXISTEN MÁS DE 110 MILLONES DE MINAS TERRESTRES ESPACIRDAS EN TODO EL PLANETA

EL TERROR SEMBRADO

 

Al rededor de 350 modelos de minas terrestres están diseminados por el mundo. Todas ellas de bajo costo. Matan o mutilan 15.000 personas por año. La mayoría de las víctimas son civiles inocentes, con un número muy elevado de niños. Sin embargo, cada día se siembran por millares.

En el seno de la sociedad moderna existe una nueva clase de guerra instalada. En la mayoría de los casos los conflictos bélicos no son entre países, sino entre sectores sociales. Ataques terroristas, luchas por problemas étnicos o raciales y guerras civiles, entre otros, son ejecutados por verdaderos ejércitos "no oficiales", que combaten con armas devastadoras y se parapetan para evitar se descubiertos en medio de zonas densamente pobladas por el grueso de la población civil. Por lo general, la estrategia militar de un grupo armado se basa en utilizar a grupos de civiles como blanco y aterrorizarlos.
Esto determinó que los ciudadanos comunes hayan ocupado con el paso del tiempo un lugar cada vez más importante como víctimas de los enfrentamientos armados.
Durante la Primera Guerra Mundial, el 15% de las víctimas eran civiles. En el transcurso de la Segunda Guerra mundial, esa cifra ascendió al 50%. Mientras que en la actualidad los heridos civiles representan un 90%.
Una de las consecuencias más dramáticas y catastróficas de estas compulsas bélicas es el uso cada vez más generalizado de las minas contrapersonales. Y no nos referimos a las minas que para ser accionadas requieren la presión ejercida por un tanque o algún vehículo pesado, sino a las que se acciones por una leve presión y no distinguen entre el pie de un chico o el de un excombatiente.
La princesa Lady Di supo encabezar junto con algunas organizaciones de derechos humanos, diversas campañas para logra la prohibición absoluta de la fabricación, el desarrollo y la venta de las minas: verdaderas amas de destrucción masiva en cámara lenta, como oportunamente se las ha llamado.
Las minas, que se han venido utilizando desde comienzos de siglo, ya no constituyen un recurso para resguardar las instalaciones militares, o impedir el acceso del enemigo a terrenos del adversario. Hoy se emplean para proteger cementerios privados, reservas de agua potable, combustible o incluso ciudades.
El Uso generalizado se debió al desarrollo de las minas de plástico que contienen una mínima cantidad de metal, son más confiables, baratas, duraderas y muy difíciles de detectar. En muchas regiones, para esparcirlas al azar se han utilizado helicópteros, artillería u otros medios, logrando sembrar de minas muchas áreas del planeta. Por eso hablamos de "contaminación terrestre".
En el planeta se encuentran sembradas 110 millones de minas contrapersonales (CP), la mayoría podrían persistir durante siglos. Un nuevo tipo de contaminación ambiental tan letal como el arsénico o el cianuro no amenaza. Y aunque de aquí en adelante no se fabricaran, las que ya están esparcidas van a provocar daños enormes, poniendo a prueba todas las organizaciones humanitarias.

 
Roberto Tassano
escribale aqui